Sintaxis de la imagen y continuidad en pantalla

Framing

Cuando tomamos los elementos anteriores (tipo de plano, ángulo, movimiento, composición y lente) estaremos trabajando con el encuadre; literalmente lo que “encuadra la cámara”.

Al trabajar con el encuadre, iremos dándole sentido a la historia.

Ley de los 180°

Lados de pantalla

Con los establishing shots se establece el lado que ocupa cada personaje. Si no queremos confundir a la audiencia, debemos procurar mantener los lados de la pantalla.

Direccionalidad

De igual manera, la dirección de los personajes fuera y dentro del cuadro marcan pautas de continuidad.

Combinaciones en movimiento

Relación de aspecto

Se denomina relación de aspecto aspect ratio al tamaño de la imagen que se empleará en el cine. Las relaciones de aspecto son dos números separados por dos puntos, y cada uno de estos números correspondería al ancho y a la altura del cuadro (x, y).

equasysAspectRatio.png
Relaciones de aspecto. Recuperado de: http://www.equasy.de

La relaciones de aspecto más comunes o estándares en el cine son:

  • 5:4 / 1.25:1
  • 4:3 / 1.33:1
  • 3:2 / 1.5:1
  • 16:10 / 1.6:1
  • 16:9 / 1.77:1
  • 17:9 / 1.88:1
  • 21:9 / 2.35:1

Estos número son proporcionales y no representan una medida, sino unidades que definirán el tamaño.

Como elemento compositivo, la relación de aspecto juega un papel muy importante ya que determina el tamaño de la imagen y qué elementos se encontrarán dentro de la misma.

Afortunadamente, la “Real Academia del Lenguaje Audiovisual” no existe. No hay un autor, filme, género o corriente cinematográfica que se presen­te como un paradigma formativo, un ejemplo de la corrección, un referente gramati­cal, sintáctico o morfológico válido en todos los casos. Es más: el cine y sus imágenes no permiten una lectura que separe sus significantes de sus significados. No se pue­den aislar -como muchas perversas gramáticas audiovisuales pretenden- los usos canónicos de un movimiento panorámico, un plano general, un montaje en paralelo, o una secuencia de montaje. Sus posibilidades son muy diferentes según el estilo esgri­mido por el autor que las esté utilizando, el género en el que operen, el conflicto que subyace en la escena a la que pertenezcan, el peso de la interpretación de los actores, su contribución al avance de la trama, las relaciones que mantengan en pantalla con otras herramientas del lenguaje cinematográfico

Sangro, La práctica del visionado artístico.