Umberto Eco: La semiótica contemporánea

Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los idiotas

– Umberto Eco

Umberto Eco fue un novelista, filósofo y ensayista, pero sobre todo, el semiotista contemporáneo más importante. Falleció recientemente en febrero 2016.

Eco escribió muchos textos y ensayos, sin embargo los más importantes son La estructura Ausente, Los límites de la interpretación y el Tratado General de Semiótica. Esta bibliografía prácticamente revolucionó la semiótica moderna, retomando los fundamentos de los antiguos semiotistas como Barthes, Saussure, Morris, Peirce, Lotman, Hjemslev; entre otros.

¿Qué es la semiótica para Umberto Eco? Él la define como El estudio de cualquier cosa que pueda considerarse como un SIGNO. ¿Qué podemos considerar como un signo?

El texto estético, penetración del continuum y la experiencia estética

Previo a entender el texto estético, debemos de recordar la división semiótica le Louis Hjemslev:

Significante Expresión Sustancia Materialidad del signo en sí
Forma La forma que toma el signo
Significado Contenido Sustancia La referencia que tengo con el mundo.
Forma ¿Qué forma tiene este contenido?

Eco plantea que un texto estético tiene cinco características fundamentales:

  1. Manipula la expresión
  2. La manipulación provoca un ajuste y reajuste del contenido.
  3. El ajuste y reajuste provoca un cambio de código produciendo un tipo de función semiótica.
  4. Todas las operaciones nos conllevan a una visión general del mundo
  5. El autor del texto aspira provocar ciertas reacciones en los lectores, ya esperadas. Es decir es un acto comunicativo que busca una respuesta original.

El texto estético implica una condición especial: es ambiguo y autorreflexivo

Ambigüedad y Autorreflexividad

Todo texto estético produce una ambigüedad. Cuando nos referimos a ambigüedad hablamos de violaciones de las reglas de código. 

Estas violaciones pueden ser sintácticas, violaciones a las normas estructurales; o semánticas.

” Las ideas verdes sin color duermen furiosamente”

Francisco es mañana rojo”

826c40d680a732f794ed459e0460e9ad.jpg

Esta ambigüedad nos prepara para la experiencia estética cuando estos elementos ambiguos en lugar de producir o hacernos pensar en un desorden generan una excitación interpretativa. Es decir que la ambigüedad atrae al espectador y se ve impulsado a examinar, analizar e interpretar el texto que está observando; coloca al espectador en posición de realizar una interpretación.

A un texto cuya ambiguëdad produce estos efectos de excitación interpretativa le podemos llamar frase desviada, ya que es un desvío de las normas del sistema, dicho de otra forma, violaciones de las reglas de código. 

Estas desviaciones no solamente afectan el primer plano interpretativo, sino que se hace sobre los niveles inferiores del plano. Veámoslo con un ejemplo:

La penetración del Continuum

Como podrán notar en el video, tenemos un gran texto estético, que produce una ambigüedad ya que viola ciertas leyes del código visual. Este video visto como un todo está a su vez compuesto de diversas microestructuras, como lo son: el montaje, cada una de las pequeñas secuencias, el uso del color, la composición, las acciones, la música que lo acompaña; etc. . Estas microestructuras se pueden analizar con el surgimiento de un movimiento de investigación semiótica. Esto es llamado como penetración del Continuum, que es llegar a la expresión más profunda. 

Cuando tenemos una frase desviada de forma estética (semántica) y estilística (sintáctica) es lo que se conoce como autorreflexivo, pues el lector se ve obligado a considerar la regla y su relación, atrayendo la atención sobre la propia organización semiótica del lector.

Cuando tenemos un texto de esta naturaleza, nos enfrentamos a lo que Umberto Eco llama obra abierta, ya que comunica mucho y a la vez muy poco. Estas obras abiertas son textos que requieren un nivel interpretativo muy alto y que va dirigido a ciertos lectores. La obra cerrada en cambio, va dirigida a un público mucho más común. netflix-vs-blim-que-es-blim.png

La obra abierta implica 3 procesos de pensamiento:

  • INDUCCIÓN: generar reglas a partir de casos particulares.
  • ABDUCCIÓN: comprobar si las reglas son eficaces y suficientes para los niveles posteriores del continuum.
  • DEDUCCIÓN: Poner nuevos códigos a prueba.

Un claro ejemplo en nuestra industria son las biblias de series animadas.

aang_korra.png

El idiolecto

Umberto Eco en su tratado plantea que, todas las reglas de desviación de un mismo texto generan un ideolecto estético. Es decir, que todas las variaciones a los códigos que impongo en un mismo texto, determinan la estética del mismo. 

Hay que considerar que un autor puede aplicar la misma regla a muchas obras, y se producirán varios ideoléctos estéticos, y estos mismos ideoléctos generan el ideoléctico de corpus, un estilo personal. Y estos ideolécticos a la vez se pueden agrupar en ideolécticos históricos o de corriente. Esto es por que la sociedad produce nuevas normas o un juicio metasemiótico que provoca un cambio de código nuevamente.

tumblr_lnrtb6vhwx1qcfk59o1_500

maxresdefault

The Art and Making of Hotel Transylvania - Craig Kellman and Genndy Tartakovsky.png36190303uan-samuraijack-1449189177030-1280w_bedy

Estos ideolécticos históricos o de corriente lo único que hacen es definir un estilo diciendo en cierta forma, los pasos que se deben seguir para que el texto pertenezca a una corriente determinada o a un estilo particular. Esto produce una infinidad de matices inferiores del Continuum a veces inconscientemente hechos por el autor que nunca se resuelven del todo. Esto no quiere decir que no tengan interpretación alguna, pero que su análisis debe de ser profundizándose con cada lectura, adquiriendo una característica de aproximación infinita.

La producción de Signos

Como recordarán de sesiones anteriores, Umberto Eco se centra principalmente en la semiótica de la producción, es decir, en cómo se crean y se interpretan los signos. Para la creación e interpretación de los mismos, tenemos un proceso y un trabajo a la hora de crearlos:

  1. Tenemos un trabajo físico, de crear el signo.
  2. Elegir ese signo de todos los que tengo, considerando las reglas y los códigos que existen para usarlos o negarlos.
  3. Organizarlas de una manera comprensible para transmitir el mensaje que mi signo va a portar.

Si queremos producir una palabra u oración, es fácil, el problema es cuando vamos a la producción de imágenes, ya que aquí cambia la relación tipo-espécimen. 

TIPO -> El objeto ideal de mi signo.

ESPÉCIMEN -> La reproducción.

Con las palabras, tenemos una hipercodificación de comprensión, llamada también ratio facilis, porque conozco las reglas estructurales, ortográficas y gramaticales del español. En cambio, si yo tengo que producir una imagen, las reglas cambian y son mucho más complejas ya que hay más elementos que intervienen: narrativa, composición, elementos, balance, color y su psicología, orientación, perspectiva; etc. Esta expresión más compleja se llama ratio dificils.

960.jpg

Los límites de la interpretación

Las obras abiertas con múltiples interpretaciones podrían tener interpretaciones infinitas, como lo decía Peirce, una semiosis ilimitada. Sin embargo Eco difiere de esto

[…] el texto interpretado impone restricciones a sus intérpretes. Los límites de la interpretación coinciden con los derechos del texto (lo que no quiere decir que coincidan con los derechos de su autor).

–Eco, U. Los límites de la interpretación

Las interpretaciones que pueda tener un texto están basadas en principios consensuales,  y como semiotistas tenemos que descubrir esos principios. Eco piensa que, una semiótica que se haga respetar debe de evitar toda interpretación errónea de los textos, para lograr llegar a un interpretante final.

Recordemos la triada semiótica de Perice:

SignoPeirce

El interpretante es ese proceso mental que produce el objeto y el representamen. ¿Hasta que punto ese interpretante que puede convertirse un un nuevo representamen dejará de convertirse? Es decir,  ¿Cuándo llego a la interpretación final de mi texto?

Entonces, ¿De quién depende llegar al interprentante final?

Si el signo no revela la cosa, el proceso de semiosis produce, a la larga, una noción socialmente compartida  de la cosa que la comunidad se compromete a adaptar como una verdad.

¿Suena familiar?

Eco cree además que emplear una semiótica con mucha perspicacia se puede volver una herramienta de predicción: