La complejidad de la semiótica: Ramas de la Semiótica

La semiótica no se encuentra del todo unificada, ya que no existe una sola semiótica, sino que son varias con distintos modos o modelos de análisis.

Estas distintas posturas tienen sus diferencias pero a la vez, tienen varios aspectos en común como un cierto rigor y el signo como objeto de estudio. Además del signo se estudia el discurso, el acto de habla, el contexto de los actos.

Dada su complejidad, la semiótica puede dividirse en tres ramas:

  • Semiótica de la Comunicación

Esta rama de la semiótica se centra en estudiar el acto de la comunicación, es decir, el intercambio de información entre un emisor y un receptor. Se centra entonces principalmente en el idioma y el lenguaje. Saussure lo define como un fenómeno con tres identidades:

  • Psíquica: El enlace que ocurre en nuestro cerebro entre el concepto con una imagen acústica.
  • Fisiológica: El trabajo hecho por el cuerpo humano (cuerdas vocales) correspondientes al impulso que parte de una imagen acústica. Es decir el acto del habla (langue).
  • Física: el fenómeno sonoro de ondas que viajan por el aire produciendo un sonido.

Posteriormente, Morris habla de un cuadro comunicativo que se complementa con las propias teorías de comunicación.

Un emisor envía un mensaje o señal, ya sea fonética o visual a un receptor por medio de códigos. Estos códigos varían dependiendo del mensaje.

sem1.png

Este mensaje se encuentra en un contexto espacial y temporal que a su vez está compuesto por varios co-textos. Es decir, el mensaje se encuentra en dos niveles de discurso:

  • Instrumentalidad: El tipo de mensaje
  • Intencionalidad: A quién va dirigido

Estos ámbitos del discurso se encuentran siempre condicionados por el contexto.

sem2.png

El contexto es la situación en la que se realiza el acto de comunicación y tiene varios factores: físicos, espaciales, temporales, psicológicos y lingüísticos. No debe confundirse con el co-texto, que son otras instancias manifestadas en el texto.

http://pijamasurf.com/2016/05/joven-dejo-sus-lentes-en-el-piso-de-una-galeria-y-los-visitantes-creyeron-que-era-una-obra-de-arte/

Este contexto es el responsable de la correcta interpretación del mensaje. Si el contexto no es tomado en cuenta, puede generar interpretaciones erroneas. 

 

Roman Jackobson estudia el lenguaje y establece las funciones del lenguaje (que tienen gran influencia en la semiótica de la comunicación).

  • Función Referencial: se orienta hacia el contexto como una realidad alrededor. Es denotativo.
  • Función Expresiva o Emotiva: Se enfoca en el receptor del mensaje, el emisor expresa de manera directa una actitud de lo que está hablando.
  • Función Conativa: define la orientación hacia el destinatario, es puramente gramatical en el vocablo y el imperativo.
  • Función Fática: Prolonga o interrumpe la comunicación gracias a una acentuación en el contacto, es pare asegurarse del funcionamiento del canal de comunicación.
  • Función Metalingüística: Cuando ambos participantes de la comunicación quieren comprobar si emplean el mismo código.
  • Función Poética: la Función estética por excelencia.

Estas funciones se encuentran mezcladas en la comunicación, y es esta rama de la semiótica que se encarga de encontrarlas e identificarlas.

  • Semiótica de la significación

Tiene como antecedente las teorías de Hjelmslev y Saussure, y se interesa más por la función del signo, es decir su significación.

No se queda solamente en la comunicación, sino que busca entender cómo y por qué un signo significa lo que significa.

Esta rama de la semiótica se le atribuye principalmente a Roland Barthes quien lo menciona en su libro Elementos de Semiología. En este libro, Barthes habla sobre la función signo, estableciendo que en cada sociedad hay objetos que particularmente satisfacen o significan algo en específico.

sem3.png

Esta bolsa además de satisfacer la necesidad de cargar objetos, es un signo de clase.

Esta semiótica no es como la de la comunicación que se enfoca en “el decir”, sino que va más allá con el “querer decir”.

  • Semiótica de la producción

Esta semiótica va orientada a la creación de los signos, en la intención. Ferruccio Rossi plantea que los mensajes no existen en la naturaleza, sino que son producto del hombre.

Umberto Eco, en cambio plantea más bien un estudio hacia el trabajo realizado al interpretar los signos, mensajes, textos, etc. toma en cuenta los códigos existentes.


Semiótica de la Cultura

Yuri Lotmann fue un lingüista, filósofo y semiotista soviético que desarrolló toda una teoría sobre la semiótica de la cultura.

Lotman consideraba que la cultura es un sistema de signos, información no hereditaria que recogen, conservan y transmiten las sociedades humanas. Estas sociedades tienden a cambiar la información y a conservarla, es lo que llamamos memoria. 

Los ritos, los mitos y las creencias culturales son un gran sistema de significación que permite la comunicación dentro de una sociedad y la comunicación entre distintas sociedades. Para Lotman, el signo está siempre situado al centro de una colectividad donde hay un constante cambio de información, es el equivalente material de los objetos, fenómenos y conceptos que expresa. Por eso, Lotman define al signo como una herramienta de reemplazamiento. 

La hostia y el cáliz, reemplazan el cuerpo y la sangre. Son signos.

 

Para que un fenómeno pueda volverse un signo, es necesario que pertenezca a un sistema, para que ahí se cree la relación de reemplazamiento. 

Dentro de este análisis que Lotman hace sobre la cultura y su semioticidad, él concluye que el signo no puede funcionar por sí solo, ya que en todo momento se encuentra interactuando con otros signos que forman un sistema, mismo que Lotman denominó semiósfera.