El cine como instrumento Narrativo

Durante la proyección de los hermanos Lumière en diciembre 1895 había un espectador que quedó asombrado con la invención de los hermanos; un teatrero llamado George Méliès. 

File:George Melies.jpg

SA (1890) George Meliès. recuperado de: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:George_Melies.jpg Dominio Público

Méliès era experto en el teatro y en las ilusiones, por lo que cuando vio el invento de los Lumière, les ofreció comprar el cinematógrafo para usarlo en sus espectáculos. Sin embargo ellos se negaron.

Méliès compró otro artefacto similar de otro inventor y decidió modificarlo para poder realizar sus propias grabaciones. Un año más tarde, en 1896 Méliès hizo sus primeras proyecciones de películas similares a las de los hermanos Lumière.

Mientras rodaba un día una calle de Paris, Méliès descubrió algo que cambiaría para siempre el curso de la historia del cine y generó lo que conocemos como el efecto Méliès

 

View this post on Instagram

Andrés Echeagaray #ibfilm #cineCVH

A post shared by CineIB Generación 18 (@cinegen18) on

Con esto, Méliès descubrió que el cine no solamente se podía utilizar para retratar la realidad, sino que también podría usarse para contar historias. 

Con esto en mente, Méliès invirtió mucho dinero en construir lo que sería el primer estudio de cine, gastando en trampillas, dispositivos que aclararan y obscurecieran el escenario y muchos artefactos que ayudaran a generar mejores ilusiones en sus grabaciones.

Años más tarde generó su obra maestra: El viaje a la Luna inspirado en el libro de Julio Verne.

Fotograma de Viaje a la Luna. George Méliès.